Mucho más que una lupa y un sombrero de ala ancha

Los estereotipos tienen un peligro muy cierto: son precisamente eso, estereotipos. Se han ido creando con el paso del tiempo y han ido adquiriendo un formato inamovible. Se puede decir que muchos de ellos no son ciertos, pero debido a su trayectoria a lo largo del tiempo al final hemos acabado por interiorizarlos y convertirlos en realidad.

Uno de los más curiosos es el que se refiere a los detectives. En el enlace que te hemos dejado puedes consultar una página en la que puedes encontrar aquellos profesionales que buscas con facilidad y al mejor precio (como todo en esta vida también este sector está sufriendo la crisis, así que los precios son imbatibles). Si accedieses a contratar un detective para echar un vistazo a lo que es tu vida y sus alrededores seguramente quedarías sorprendido al ver entrar a un hombre completamente normal y sin aspecto de profesional de la lupa y del sombrero de ala ancha. Y ahí es donde se encuentra el estereotipo.

Porque está claro que las películas, series y dibujos animados nos han pintado a unos personajes oscuros, duros, con unas gabardinas excelentes que siempre les tapan todo el cuerpo. Pero la realidad es mucho más estandarizada que todo eso. Vamos a encontrarnos con gente muy profesional, eso es cierto, pero lo que no vamos a tener delante de nosotros es a un señor identificable. Porque además debes pensar una cosa: si nosotros tuviésemos la intención de controlar cualquier elemento de nuestra vida y contratáramos a un detective, una de las premisas es que la persona vigilada no se diese cuenta de que la están supervisando. Y si alguien sale a la calle vestido con gabán y sombrero, aun en pleno agosto, te podemos asegurar que no va a pasar desapercibido…

Por eso lo mejor es que confíes en la profesionalidad que te van a dar estos expertos y obtengas de ellos esos datos que necesitas para comprobar que lo que te rodea es de fiar. No serías el primero en ser afectado por las acciones de tus compañeros o de tu pareja, y en estos casos suele ocurrir que el más afectado es el que, por contra, se entera al final de todo. Así que lo mejor es despejar todas las incógnitas recurriendo a la contratación de un detective privado que no lleve ni gabardina ni sombrero, pero que sea lo suficientemente profesional como para darnos un informe completo de lo que queremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s