Ucrania sigue convulsionada

La verdad es que ahora mismo resulta más que patente que los problemas que hay en Ucrania son bastante peliagudos. Lo que muchos afirman es que si el país se rompe, como así lo parece, la inestabilidad puede hacer mella en una zona del Viejo Continente donde la influencia rusa es aún enorme y donde las ganas de convertirse en europeos de pro pesan también en el ambiente. Por eso tenemos que estar atentos a las noticias que nos llegan de este país, porque pueden afectarnos de un modo directo a los integrantes de la UE. Esperemos que las cosas se calmen y no lleguen al baño de sangre, porque de lo contrario podríamos vernos involucrados en una vorágine altamente peligrosa…